Epistolar



 Lo que ocurre es que a que de amor jugamos a morirnos muchas veces. Y escribir es sólo el recuento de nuestras muchas bajas en combate. Esta es una transcripción de una secuencia en Twitter.


Esta es una carta de amor. Pero no del amor que habita en los cuentos y que triunfa ante las circunstancias más ridículamente inverosímiles.

Esta es una carta de amor. Pero no de aquel amor que se llena la boca con metáforas y figuras literarias habitualmente condenadas a la nada.

Esta es una carta de amor. Pero no una carta escrita desde esa tibieza disfrazada de vorágine o de una gris pasividad ataviada de quisieras.

Esta es una carta de amor. Pero no una carta que intente describir cómo me haces sentir cada vez que me apareces o cada vez que te conectas.

Esta es una carta de amor. Hecha con tuits de exactamente 140 caracteres y ni una sola coma porque no sé otro modo de decirte que me llenas.

2 comentarios:

Wereja Purohueso dijo...

No sé en qué momento escribiste esos tuits, pero de seguro los hubiera faveado todos.

¡Bravooo!

Genrus dijo...

Por ahí deben andar esos tuits. Soy pésimo recopilando. Pero fue una de esas cartas de amor que salieron del impensable manuscrito de los tuits.

Qué bonito que sigas leyéndome. :)