Abril

Hola, blog. ¿Sabes? Me hace sentir un poco egoísta el tenerte tan abandonado. Sobretodo porque en estos últimos 4 años siempre estuviste allí cada vez que necesité escribir para intentar el desahogo. No estoy seguro. Quizá he sido derrotado por la paz interior (igual que los rusos al final de la guerra fría), y mis palabras dejaron de tener sentido y justificación (como todo ese arsenal militar soviético que quedó abandonado o fue revendido a precios de risa).

No es la primera vez que ocurre. Hace tal vez un par de años, escribí algo sobre que aunque había aprendido a convivir de manera cotidiana con mis mostros para así sobrellevar a los más feroces, otros habían nacido aquí en cautiverio, y que eran tan indefensos que abandonarlos significaría matarles. Eso se convirtió mucho tiempo un motivo para seguir escribiendo.

Podría alegar que mis estudios, el trabajo, la familia o la red de microblogging en 140 caracteres me tienen un poco alejado, pero eso sería mentirnos, y lo sabes. Me conoces demasiado. Quizá incluso mejor de lo que yo a mí mismo, así que ni siquiera vale la pena intentarlo. Vine solamente para avisar que no me he ido. Vine a dejar otro circunloquio para visitar en el futuro. Vine a esconder esa frase de Neruda donde dice que «podrán cortar todas las flores, pero no pueden detener la primavera», y a desear fervientemente que se cumpla.


3 comentarios:

Angel Sharek Bowie TM dijo...

Me has hecho llorar, pense en mi propio blog que ha tendido que sobrevivir con mi persistente olvido y desgano... buuaaaaa mi querido blog como lo tengo olvidado!

David Rojo H. dijo...

Yo, en cambio, no he desatendido a mi blog, lo que realmente sucede es que él y yo sabemos que cada vez que nos encontramos, es una experiencia grata. Mi blog sabe que ahí estoy para él y él está ahí para mi. La relación puede ser esporádica, por eso primero lo nombré "el diario esporádico" y después "Somos lo que comemos", ambas, frases que explican la naturaleza de nuestra interacción.

Me gustó Mostros Personales, luego veremos si te gusta el mío.

Y respecto a twitter... alguien que escribe como tu -creo yo- no debía perder tiempo ahí.

Genrus dijo...

Esa es una simbiosis saludable. Hubo un momento en que este blog fue sólo un vertedero de toda la miseria que tenía atiborrada; sentí que yo no había estado tanto para él como él lo había sido para mí.

Al menos volví con la confianza de decírselo. Ya tocará leer cómo ha sido la relación entre el tuyo y tú.